¿Qué valor nutritivo tiene el huevo?

Los huevos son una fuente importante de nutrientes para personas de todas las edades. Su inclusión en una dieta variada proporciona indudables ventajas nutricionales y sanitarias.

La tabla adjunta presenta la composición media de un huevo y el porcentaje de nutrientes aportado por la yema y la clara.

En la yema se encuentra prácticamente la totalidad de la grasa (tanto saturada, como mono insaturada y poli insaturada, el colesterol, los ácidos grasos omega -3...), vitaminas liposolubles (A, D, E y K) y algunos minerales como el zinc, así como la colina, luteína y zeaxantina. También se encuentra una elevada proporción del contenido en vitamina B1, B6, folato, B12, ácido pantoténico, biotina, calcio, fósforo, hierro, cobre y selenio.

La clara contiene más de la mitad de la proteína del huevo y es más rica que la yema en vitamina B2, niacina, yodo, magnesio y potasio.

¿Cuántos huevos se recomienda comer a la semana?

Teniendo en cuenta un consumo variado de proteínas provenientes de carnes, pescados y huevos, para un niño, podría ser conveniente un consumo de 1 huevo/día mientras que una persona adulta podría consumir 1 -2 huevos/día.

El huevo es un alimento recomendable en todas las edades y muy adecuado en las etapas de crecimiento, estados fisiológicos especiales (embarazo y lactancia) y para las personas mayores. No se debe renunciar al consumo de huevos sin causa que lo justifique.

¿Es digestivo el huevo?

La mayor o menor facilidad para digerir el huevo depende muchas veces de su preparación. El huevo cocido se digiere mejor que el frito, ya que no lleva grasas añadidas en su preparación.

Se aprovechan mejor todas sus cualidades nutricionales cuando está cocinado hasta la temperatura de coagulación. Por eso no es recomendable el consumo del huevo crudo.

El huevo se puede consumir en numerosas preparaciones que se ajustan a las preferencias de cada uno y permiten incluirlo en cualquier comida.

¿El huevo engorda?

No, un huevo de tamaño medio aporta tan solo 71 kcal. y una cantidad muy elevada de nutrientes. Unido a su efecto saciante, hace que el huevo sea un alimento útil en el control de peso. El poder saciante del huevo hace que nos sintamos llenos después de una comida en la que se ha incluido, lo que contribuye a evitar una ingesta calórica excesiva. Por ello, ayuda a prevenir el sobrepeso y la obesidad. Así, cuando se toma en el desayuno, se tarda más en sentir hambre, lo que favorece una ingesta más controlada de alimentos a media mañana o en el almuerzo, frente a lo que ocurre cuando se hace un desayuno insuficiente o no se desayuna.

Su elevado contenido en proteínas ayuda al crecimiento muscular y a frenar la pérdida de músculo, por ejemplo, cuando se hace ejercicio intenso, se está inactivo o se sigue una dieta hipocalórica.

¿Es mejor el huevo blanco que el rojo (marrón)?

No hay diferencias nutricionales entre huevos blancos o marrones. El color del huevo viene determinado únicamente por la raza de la gallina que lo ha puesto y no tiene nada que ver con su calidad, valor nutritivo o sabor.

¿Cómo debe conservarse un huevo?

Un huevo se conserva fresco y comestible al menos durante cuatro semanas después de la fecha de puesta, si se almacena en un lugar fresco y alejado de los rayos del sol.

Los huevos son muy sensibles a los cambios bruscos de temperatura. En el supermercado están sin refrigeración, para mantenerlos a temperatura constante hasta llegar al hogar. Tras la compra, debemos mantenerlos en el frigorífico, evitando que puedan absorber olores o sabores de otros alimentos. Es importante sacarlos justo antes de su uso y solo aquella cantidad que se vaya a consumir.

Evitar cambios bruscos de temperatura ayuda a mantener la frescura del huevo.

No es aconsejable lavar los huevos para volverlos a almacenar en la nevera o refrigerador, porque se destruye la película natural que los protege y evita la entrada de microorganismos patógenos. Solo se recomienda lavarlos si se hace inmediatamente antes de su utilización.

Deseche los huevos rotos.

¿Cómo sabemos que un huevo está fresco?

Cuando se rompe un huevo fresco, se aprecian dos zonas bien definidas en la clara: una más densa y otra que le rodea más fluida, pero sin llegar a ser líquida. Tanto la yema como la clara quedan bien recogidas, sin desparramarse. Cuanto más pequeña sea la cámara de aire que existe en la parte interior de la cáscara del huevo, más fresco será el mismo.

Es importante comprobar y respetar la fecha de consumo preferente. Cuando un huevo está próximo a la fecha de consumo preferente, es preferible consumirlo cocido.



El huevo – un alimento versátil, bueno para todos.

El huevo es un alimento muy versátil, que puede formar parte de numerosas preparaciones culinarias, tanto dulces como saladas, y que permiten su consumo a cualquier hora del día. La mayor o menor facilidad para digerirlo depende muchas veces de su preparación. Por ejemplo, el huevo cocido se digiere mejor que el frito, ya que no se añade grasa en su preparación.

El huevo ayuda a hacer más apetecibles muchos alimentos en los que se usa como ingrediente,
porque aporta una textura, aroma y sabor especiales.

Cocinar el huevo ayuda a evitar riesgos microbiológicos y aumenta su valor nutricional, ya que facilitando la digestión de las proteínas y la inactivación de sustancias antinutritivas como la avidina, que bloquea la utilización de la vitamina biotina.

¿Cómo debe cocinarse el huevo?

El huevo es un alimento muy versátil, que puede formar parte de numerosas preparaciones culinarias, tanto dulces como saladas, y que permiten su consumo a cualquier hora del día. La mayor o menor facilidad para digerirlo depende muchas veces de su preparación. Por ejemplo, el huevo cocido se digiere mejor que el frito, ya que no se añade grasa en su preparación.

El huevo ayuda a hacer más apetecibles muchos alimentos en los que se usa como ingrediente, ya que aporta una textura, aroma y sabor especiales.

Cocinar el huevo ayuda a evitar riesgos microbiológicos y aumenta su valor nutricional, ya que facilitando la digestión de las proteínas y la inactivación de sustancias antinutritivas como la avidina, que bloquea la utilización de la vitamina biotina.

 

¿Cómo evitar la salmonelosis?

Por lo general la salmonelosis se produce debido a una manipulación incorrecta tanto del huevo como de otros alimentos. En España las gallinas están vacunadas contra Salmonella. Para evitar una posible toxiinfección siga estos consejos:

- Mantenga limpias las manos y utensilios de cocina.
- No separe la yema de la clara utilizando la propia cáscara del huevo.
- No casque el huevo en el borde del recipiente donde vaya a batirlo. Tampoco deposite un alimento cocinado en un recipiente con restos de huevo crudo.
- La adecuada cocción de los alimentos destruye las posibles bacterias contaminantes. Por eso es conveniente cocinar bien el huevo, como por ejemplo cuajar bien las tortillas.
- Conserve los alimentos, frescos o cocinados, en el frigorífico. Esta práctica es especialmente importante en verano.

¿Son comestibles los huevos con manchas rojas en la yema o manchas blancas en la clara?

Las manchas rojas que pueden aparecer a veces en la yema no tienen importancia, y se pueden retirar con la punta de un cuchillo limpio.

La clara también puede tener a veces "nubes", que como las manchas rojas, no alteran la calidad del huevo, y además son síntomas claros de frescura.

 

¿Es recomendable el consumo de huevo en niños, enfermos, personas mayores?

El huevo es una alimento bien tolerado en general por la mayoría de las personas, y apetecible incluso en los que tienen escaso apetito. Por otra parte, su elevado valor nutricional y fácil digestión ayuda a mantener un adecuado aporte de nutrientes en personas convalecientes, con poca facilidad para masticar o digerir y en las que sufren procesos patológicos. Por eso debe contemplarse como un alimento especialmente útil en estas situaciones.

¿Qué son y para qué sirven la luteína y zeaxantina del huevo?

El huevo aporta una cantidad elevada de luteína y zeaxantina, dos componentes que han contribuido a que se considere el huevo dentro de la categoría de "alimentos funcionales" (los que aportan beneficios en la salud más allá de los asociados a su papel como nutrientes).

Estos dos compuestos son pigmentos de la familia de los carotenoides, que se encuentran en los vegetales verdes y en la yema del huevo. Actúan como antioxidantes, y a nivel ocular, realizan una acción protectora frente a la oxidación causada por ondas de luz de alta energía. Desde la infancia su papel es importante, ya que protegen al ojo de enfermedades como las cataratas y la degeneración macular, causas frecuentes de ceguera en edades avanzadas. El aporte de luteína en la dieta puede incrementar la densidad del pigmento macular e incluso mejorar la función visual.

 

¿Para qué sirve el colesterol?

El colesterol es necesario para la vida y el normal funcionamiento de nuestro organismo. Gran parte del colesterol que necesitamos es producido por el hígado, que regula su fabricación en función de las necesidades.

El consumo de huevo no está asociado con el nivel de colesterol en sangre en personas sanas. Este depende, entre otros factores, de la predisposición genética y de la totalidad de grasas saturadas incluidas en la dieta. Si usted tiene problemas de exceso de colesterol debe consultar a su médico.

 

 

 


Huevos Oro 2014. Todos los derechos reservados.